Hemos leído, en el día de ayer, la noticia de que el Parlament de Catalunya insta al Govern, en el plazo de 30 días, a permitir jugar al Bingo en residencias y centros de día.


No entendemos muy bien esta solicitud ya que la ley actual (ley 15/1984 de 20 de marzo y ley 1/1991 de 27 de febrero) ya permite este tipo de actividad, eso si, en el marco económico que se establece en la misma y sin ánimo de lucro. En ese sentido queremos constatar nuestro rechazo a modificar lo establecido en aras a permitir mayor flexibilidad al respecto.

Jugar con dinero exige responsabilidad y, por ello, queremos subrayar que, como ya ocurre en otras CCAA, bajo la inicial apariencia de unas presuntas actividades de ocio y entretenimiento, que se pretenden considerar inocuas y constituyentes de usos sociales de carácter tradicional, subyace una explotación lucrativa de la actividad del juego del bingo, que genera una clara competencia desleal e ilícita hacia las empresas legalmente autorizadas, con el perjuicio que conlleva para la industria y los graves riesgos para los usuarios.

Por otra parte, una vez más, la clase política actúa de parte, llevando a cabo aprobaciones parlamentarias sin haber dado voz al sector de actividad implicado, lo que genera una gran frustración para las empresas que honestamente y cumpliendo la ley llevan muchos años generando riqueza y empleo para la comunidad.