La Cámara de Diputados aprobó la Ley Federal de Juegos con Apuestas y Sorteos, que sustituye a la de 1947, con el fin de garantizar que el entretenimiento de esta industria esté debidamente reglamentado, ofrezca confianza a los usuarios y crea el Instituto Nacional de Juegos y Sorteos.

La nueva ley consta de 216 artículos y 12 transitorios, y tiene por objeto regular todos los tipos de juego con apuesta y sorteos a fin de que se realicen de forma responsable y de forma segura.

Entre los cambios que se aprobaron destaca la transparencia en el otorgamiento de los permisos, ya que habrá uno por establecimiento y se podrá conocer a cabalidad el número y la ubicación de los negocios en los que se desarrolle la actividad, además de que sus titulares tendrán que acreditar su capacidad económica y solvencia moral.

La legislación reconoce a la ludopatía como una enfermedad y se busca salvaguardar los derechos de las personas en condición de vulnerabilidad para evitar efectos dañinos en niños, adolescentes, personas en estado de interdicción o de quienes ya sufren esta adicción.

Asimismo, se propone que la edad mínima para entrar a los centros de apuesta sea a partir de los 21 años y no podrán instalarse a menos de 500 metros de escuelas, iglesias, zonas arqueológicas, lugares declarados como patrimonio cultural, hospitales, albergues para víctimas del delito o centros de atención.

En relación con la amenaza de lavado de dinero, esta iniciativa se alineó con las disposiciones de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, implementado medidas para la protección de los participantes y la prevención del delito.

Las sanciones que contiene la nueva ley establece multas que van de los 500 a los 200 mil días de salario mínimo, penas privativas de libertad de 2 a 10 años de prisión, aseguramiento de máquinas y de cualquier instrumento, clausura temporal o definitiva de establecimientos y revocación del permiso.

El documento fue avalado en lo general por 297 votos a favor, 34 en contra y 17 abstenciones, tras rechazarse de manera gradual las reservas que presentaron 10 diputados de Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y el Partido del Trabajo, se aprobó en los términos del dictamen con 229 votos a favor, 63 en contra y nueve abstenciones, y se turna al Senado para su análisis.

Proviene de una iniciativa suscrita por los integrantes de la Comisión Especial para indagar el funcionamiento de las instancias del gobierno federal relacionadas con el otorgamiento de permisos para juegos y sorteos, creada el 15 de febrero de 2013.

El dictamen establece las disposiciones, requerimientos y limitantes para operar y celebrar juegos con apuesta, como los juegos de cartas y máquinas tragamonedas, bajo ciertos estándares que brinden seguridad al participante.

El Estado asume el papel de rector en la materia, ejerciendo facultades de regulación, inspección, vigilancia y sanción, eliminando elementos de discrecionalidad.

La legislación mandata la creación del Instituto Nacional de Juegos y Sorteos, órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación, que sustituirá a la actual dirección general de Juegos y Sorteos.

El Instituto será la autoridad encargada de regular los juegos con apuestas y sorteos en México. En consecuencia, será quien determine a las personas a las que debe otorgarse un permiso para la realización de las actividades previstas en la Ley.

Asimismo, será quien se encargue de verificar que estas actividades se lleven a cabo de acuerdo con lo que disponga la normatividad en la materia y, en caso de que no sea así, aplicar las sanciones que correspondan.

La nueva Ley determina obligaciones para los permisionarios actuales, primordialmente para los de casinos, quienes deberán renovar sus permisos vigentes.

La legislación refiere que los juegos y sorteos serán fuertemente regulados y estarán bajo un estricto control de la autoridad, por tanto, llevar a cabo estos eventos sin la autorización de la autoridad será ilegal y en consecuencia, fuertemente sancionado.

Otro aspecto de la Ley es el relativo a la autorización de máquinas tragamonedas, que son definidas como todo dispositivo en el que se realiza una apuesta con la finalidad de obtener un premio.

Dichas máquinas sólo podrán instalarse en un establecimiento que cuente con el permiso correspondiente. Asimismo, se menciona que donde se incumplan tales requisitos, podrán ser aseguradas inmediatamente.

Fuente: elpuntocritico.com