Fachada del Casino Teatro Balear
Fachada del Casino Teatro Balear

El perito judicial independiente nominado por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Palma se ha ratificado en el informe que certificaba que en el casino a ubicar en las instalaciones del hoy cerrado Teatro Bingo Balear no había colindancia de viviendas ni se ampliaba la superficie a ocupar con respecto a las que venía utilizando este negocio con la licencia de actividad en curso. 

Dos de los argumentos que Cort utilizó para denegar el permiso otorgado por el anterior Govern para la instalación de este salón de juegos en las inmediaciones de la plaza del Olivar de Palma.

Todo ello sucedió el pasado 26 de junio en una comparecencia solicitada curiosamente por el propio Ayuntamiento de Palma en el contencioso interpuesto por los promotores del frustrado proyecto pero donde no se personó nadie de los servicios jurídicos municipales. No obstante, ello no fue óbice para que el perito ratificara el contenido íntegro de su informe en el que, entre otras cuestiones, apuntaba que «no se ampliaba con respecto a la que venía utilizando la anterior licencia. La superficie útil en la licencia anterior era de 2.946 metros cuadrados y es incluso superior a la solicitada en el proyecto, 2.808».

Por tanto bajo su criterio no era necesario que los promotores solicitaran una nueva licencia lo que les hubiera dado vía libre a la instalación del casino.

Y es que según este dictamen en el documento redactado por el Ayuntamiento de Palma en el que se indicaban las deficiencias por colindancias de viviendas «aparentemente se había realizado únicamente en base a los datos catastrales por lo que parte de un punto de partida parcialmente erróneo».

Y ello porque «los usos reales no coinciden con los catastrales y el plano catastral no coincide totalmente con el plano del proyecto y la realidad».

Es por ello que el perito remarcaba en su evaluación que ante esta contradicción, «prevalece la realidad sobre los datos que pueda tener el catastro ya que es probable que no hayan sido actualizados por los propietarios de los inmuebles». Todo ello después de realizar «una inspección física y visual a los edificios incluyendo el acceso al interior de suficientes inmuebles y zonas comunes. Tras la ratificación del informe por este arquitecto a instancias del juzgado, el portavoz y el gerente del Casino Teatro Balear, Josá Antonio Fernández, cargaba ayer contra la actitud del actual gobierno municipal al que acusó de intentar dilatar el proceso judicial.

«Se ha perdido un año y tres meses para ratificar y aclarar un escrito, sin necesidad de hacerlo, y por culpa del Ayuntamiento de Palma dilatando el proceso, engañando e ignorando además el padecimiento de los 180 trabajadores afectados, la inversión realizada y despreciando incluso a las autoridades judiciales no acudiendo tan siquiera al juzgado».

Tras relevo en la Alcaldía materializado este pasado fin de semana, Fernández se mostró incrédulo respecto a la incidencia que pudiera tener en la resolución de este caso. Recordó que el nuevo teniente de alcalde de Urbanismo y exalcalde, el socialista Jose Hila, «ya participó en todo lo sucedido votando por unanimidad con el PP sustituyendo estando en la oposición a la titular de su partido en el Consejo de Urbanismo».

Fuente: elmundo.es