Polémica en Ecuador por la pregunta once de la consulta popular propuesta por el Presidente Daniel Noboa. Si esta pregunta prospera en las urnas regresarían los casinos.

En redes sociales ha surgido una polémica después de la publicación de las preguntas de la consulta popular, la once ha causado revuelo en Ecuador.

La pregunta deja a criterio de los ciudadanos decidir si se permite el funcionamiento de casinos, salas de juego, casas de apuestas u otros negocios relacionados en Ecuador.

Pero, no es la primera vez que en Ecuador se realiza una consulta popular que plantea el funcionamientos de estos negocios.

El 7 de mayo de 2011 hubo una consulta popular durante el gobierno de Rafael Correa, entre las preguntas se planteaba la prohibición de los casinos o juego de azar.

En aquella consulta popular, los ecuatorianos decidieron no permitir la continuidad de estos negocios. Aquella ocasión los ecuatorianos votaron en contra de los casinos y demás negocios relacionados.

En esta ocasión, la polémica se concentra en que para muchos ciudadanos Ecuador no se encuentra en un buen momento para permitir estos negocios.

Los casinos manejan efectivo, ¿cómo van a controlar el lavado? Creo que la solución a mejorar la economía no es por ahí”, expone Fressia Villacreses, dirigente política en Manabí.

Con ella coincide el expresidente Rafael Correa cuestiona la consulta popular y expresa que “donde más se lava dinero es en los juegos de azar”.

Para Correa todos los esfuerzos del país deberían ser para “superar la inseguridad y reactivar la economía”. El político destacó que “es una fórmula perfecta para que Ecuador sea una lavandería de dinero y se potencie el crimen organizado”.

La opiniones sobre la pregunta once están divididas, así como hay criterios en contra también los hay a favor, sobe en quienes creen que “habrá más empleo”.

Para Jimmy Camacho, usuario de la red social X, los casinos deben funcionar, pero amparados balo la ley.

La pregunta que ha causado polémica en Ecuador

¿Está usted de acuerdo con que se permita el funcionamiento de casinos, salas de juego, casas de apuestas o negocios dedicados a la realización de juegos de azar, bajo las condiciones que se detallan en el Anexo de la pregunta 11?.