La medida impulsada por el Ministerio de Consumo, y recogida en el Real-Decreto del 14 de marzo de 2023, se encuentra en vigor desde el viernes 15 de marzo de 2024.

En la misma se establece que los jugadores intensivos y de riesgo tengan prohibido usar este método de pago cuando acumulen pérdidas netas iguales o mayores a 600 euros durante tres semanas seguidas.

Esta iniciativa se enmarca en lo que el ministerio ha denominado ‘entornos seguros de juego’, y que si bien ya fueron aprobadas hace un año por el Gobierno, la norma daba un plazo de 12 meses a los operadores de juego para adaptar las nuevas disposiciones. El objetivo es que los jugadores no utilicen tarjetas de crédito para evitar que se les generen deudas imposibles de pagar y los obliga a utilizar sólo medios de pago a su nombre para que no terminen endeudando a familiares o amigos.

Quiénes son los jugadores intensivos y de riesgo

En España más del 70% de la población juega a la lotería, bonoloto y primitiva, y en segundo lugar, a las loterías instantáneas, como las rascas de la ONCE, cuyo número de usuarios ha aumentado en un 36% desde 2018, según datos del Ministerio de Salud de 2023. Dentro de estos, existen los que se denominan jugadores intensivos o de riesgo.

Jugadores intensivos

Se trata de los usuarios que acumulan pérdidas netas iguales o mayores a 600 euros y que en el caso de los jóvenes menores de 25 se limita a 200 euros, en un plan de tres semanas seguidas.

Jugadores de riesgo

Se consideran jugadores de riesgo a quienes mantienen una deuda igual o superior a 600 euros netos, durante dos o más años.

Sin tarjeta de crédito para jugadores y multas millonarias a las operadoras

Además de prohibir que los jugadores usen la tarjeta de crédito para evitar endeudarse con dinero a niveles imposibles de pagar, se les ha prohibido utilizar métodos de pago que no estén a su nombre. Esto último para evitar generar deudas a familiares o amigos al pagar con su dinero. Sin embargo, al considerarse la adicción al juego una enfermedad, la Ley recae con fuerza en las operadoras, principalmente en la toma de medidas de prevención y advertencia ante casos de jugadores que pierdan el control.

Estos son los puntos más destacados de la ley:

  • Las operadoras de juego deberán controlar el tiempo o el dinero del jugador. Es decir que la sesión se deberá cerrar cuando se agote alguno de los dos, el que lo haga primero.
  • Las webs de apuestas y juegos ‘online’ estarán obligadas a enviar al menos cada 60 minutos un mensaje de lectura obligatoria para poder continuar jugando, en donde se incluirá el tiempo jugado, las cantidades de dinero que se han apostado y las pérdidas netas se han producido.
  • Las empresas no podrán enviar promociones a los jóvenes entre 18 y 25 años con fines ajenos a los de la actividad del juego en la web o plataforma. Por ejemplo: invitaciones a partidos, o espectáculos.
  • Tampoco podrán incluir a este colectivo en el programa de fidelización y estarán prohibidos los mensajes engañosos mientras se desarrolla el juego como por ejemplo, ‘estuviste cerca’ o ‘casi aciertas’.
  • El operador también tendrá que enviar un mensaje al jugador cuando esté gane una cantidad de dinero superior a 5.000 euros.

Las empresas tendrán que cumplir con todas estas medidas, ya que si no lo hacen pueden tener que pagar multas de hasta 50 millones de euros.

Fuente: noticiastrabajo.huffingtonpost.es