Carles Puigdemont, el presidente de la Generalitat

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha defendido hoy los beneficios que tendrá para Cataluña el proyecto anunciado por el grupo Hard Rock, entre fuertes críticas de la CUP que ha acusado al Govern de querer construir «Las Vegas de Europa» y beneficiar a Caixabank.

Puigdemont ha elogiado cómo ha culminado el proyecto de BCN World en respuesta a sendas preguntas sobre esta cuestión planteadas en la sesión de control del Parlament por la CUP y por Junts pel Sí (JxSí), aunque en sentido opuesto.

A la CUP, Puigdemont le ha reprochado que considere «un esperpento» que el proyecto de Hard Rock Entreteinment haya reducido de forma considerable el número de casinos y de superficie edificada, y ha considerado esta postura como contradictoria con el rechazo global de los ‘cuperos’ al macro-centro de ocio.

«No ha sido una operación sencilla y en ella han trabajado varios Governs, no solo el actual, -ha admitido- pero al final quién ha ganado es el interés general, los vecinos que tendrán muchos puestos de trabajo, y la viabilidad del modelo turístico».

Según Puigdemont, el turismo representa un porcentaje del PIB catalán muy elevado, como también lo es el volumen de puestos de trabajo, por lo que en conjunto, «no es prescindible»: «Cataluña no tiene un problema con el turismo sino una oportunidad».

Ha opinado, en este punto, que «el sector turístico catalán es uno de los más envidiados del mundo, por su calidad y capacidad» y es en este contexto que hay que situar el compromiso de Hard Rock al anunciar su inversión y los correspondientes puestos de trabajo».

Puigdemont ha recordado que el proyecto tiene como destinatario «uno de los territorios más castigados», y ha asegurado que el Govern tiene «un compromiso total y absoluto» con la implementación del plan de inversiones, y que cree que «podemos ir con la cabeza bien alta».

Desde la CUP el diputado Sergi Saladie ha valorado el proyecto actual de BCN World de forma muy opuesta, y en tono irónico ha recordado que el macro-complejo de ocio «ha quedado reducido a un casino y un hotel».

«Están jugando con la miseria de las personas, porque siguen prometiendo miles de puestos de trabajo cuando solo hay un proyecto sin concretar», ha advertido Saladié, antes de referirse «a las condiciones de precariedad laboral» inherentes a los casinos y otros centros de ocio similares.

«¿Saben ustedes cuánta gente ha destrozado su vida el juego?», ha preguntado, y «serán capaces de instalar un centro de ocio a sólo 500 metros de uno de los polígonos químicos más peligrosos de Europa?», se ha preguntado también.

Saladié ha ‘cargado’ contra el gobierno de JxSí por haber mantenido la rebaja de impuestos para los casinos y ha advertido sobre las consecuencias de «premiar a Caixabank con la compra y recalificación de terrenos».

El mismo diputado de la CUP ha terminado su intervención lanzando otra pregunta: «construir Las Vegas de Europa es la Cataluña que queréis?».

Fuente: lavanguardia.com