Gustavo Shanahan
Gustavo Shanahan, el socio de Jordi Pujol Jr.

Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán, invirtió junto a su socio «al menos 5 millones de dólares» en la construcción de un casino en Rosario (Argentina), en 2005, una operación que puede esconder un supuesto blanqueo de capitales, según la Unión de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef).

En el último informe remitido a la Audiencia Nacional, al que ha tenido acceso Efe, la Policía cree que el primogénito de los Pujol incurrió en una «operativa de blanqueo de capitales» en relación con la inversión en 2005 en un complejo de ocio en Puerto de Rosario, que comprendía un casino, un hotel de 5 estrellas y un centro internacional de convenciones.

Un proyecto que finalmente se construyó con una superficie de 128.000 metros cuadrados, en la que están incluidas aparcamientos para 2.100 vehículos, piscinas, canchas de tenis y pádel, entre otros servicios.

Jordi Pujol Júnior habría participado, según la Udef, en la «adjudicación, construcción y desarrollo» del mencionado complejo a través de su socio en Argentina, Gustavo Shanahan, que representaba «total o parcialmente» los intereses del primogénito de los Pujol en esta operación comercial.

También figuraban como inversores Arturo Suqué Puig, presidente del grupo Peralada, vinculado al mundo del juego y fundador de Inverama, una sociedad dedicada a gestionar casinos y a través de la que participó en el proyecto; y Guillermo Salazar.

Suqué está además relacionado con la operación de blanqueo que lideró el hijo mayor de Jordi Pujol en Croacia -Pujol Ferrusola movió 32,4 millones de euros en trece países entre 2004 y 2012-, según recuerda el informe.

Júnior y Shanahan se presentaron al proyecto a través de una comunidad de intereses llamada Grupo Independiente -aunque explícitamente solo actuó Shanahan-, en virtud de un acuerdo suscrito con Inverama y Boldt -una empresa argentina con intereses en el mundo del juego- a principios de 2005.

A este Grupo Independiente, que acumuló un 20 % del proyecto, le correspondió, según la Udef, «la aportación inicial de al menos 5 millones de dólares».

Se da la circunstancia de que tres meses después del acuerdo y dos días después de una reunión en la que se debatieron los detalles de la inversión, Pujol Júnior ordenó una transferencia de un millón de dólares desde su cuenta andorrana en AndBank a la sociedad Villahermosa, propiedad de Shanahan.

El informe también señala que Pujol Ferrusola pudo inyectar fondos a la empresa de su socio destinados a la construcción de este proyecto a través de una sociedad inglesa, Brantridge Holdings, que para el juez que investiga a la familia Pujol, José de la Mata, es una empresa «instrumental puesta al servicio de Jordi Pujol Ferrusola» por parte del gestor británico Herbert Arthur Rainford.

La Policía recuerda además que Shanahan representó a Pujol Ferrusola como inversor en otros dos casinos en Argentina, ubicados en las ciudades de Santa Fe y Melincue, «donde querían detentar ambos respectivamente el 25 % y 33 % de la propiedad».

No es la primera vez que el primogénito de los Pujol se ve involucrado en el negocio del juego, ya que, cuando su exnovia le denunció en 2012 -momento en el que empezó su investigación judicial-, dijo que Pujol Ferrusola viajaba a México por en la construcción de un hotel y negocios de gestión de casinos.