La Policía Local lo detuvo al tener una requisitoria de ingreso en prisión por un juzgado de Lorca por un delito contra la seguridad vial», :»El cliente de un salón de juegos denunció a una patrulla de la Policía Local que el personal del local le había permitido la entrada al mismo y realizar apuestas cuando tenía prohibido el acceso.

Además, reclamó la devolución de los 380 euros que había perdido esa noche jugando en las máquinas.

No obstante, fue detenido por los agentes al comprobar que tenía una requisitoria de ingreso en prisión por un juzgado de Lorca por un delito contra la seguridad vial, por conducir ebrio.Los hechos se produjeron el pasado 22 de noviembre cuando la Sala del 092 recibió una llamada de un cliente de un salón de juegos, situado en la avenida de Balsicas, en San Javier.

El hombre explicó que le habían dejado entrar al establecimiento, a pesar de que tenía prohibida la entrada, y había perdido dinero haciendo apuestas. Sobre las 23 horas se personó en el establecimiento y a las dos de la madrugada se fue a su casa para coger más dinero, ya que había perdido una cantidad en las máquinas. Regresó y ningún trabajador le pidió documentación para entrar.

En total, esa noche perdió 380 euros. Sobre las seis de la madrugada, el hombre se acercó a un camarero y le comunicó las pérdidas que había tenido, reclamando su devolución por tener el acceso prohibido.

Los agentes comprobaron su identidad y descubrieron que tenía una orden de ingreso en prisión por conducir bajo los efectos del alcohol o drogas, por lo que fue detenido y trasladado a dependencias del cuartel de la Guardia Civil en San Javier.

Fuente: laverdad.es