A raíz de la delicada situación económica que se vive en Mar del Plata, en un contexto desfavorable que sitúa a la ciudad al tope del desempleo a nivel nacional, es cada vez menor el número de personas que optan por los juegos de azar, ya sea en el Casino Central o las salas de bingo. A diferencia de otras crisis económicas en que los apostadores solían recurrir a estos lugares para «salvarse», la falta de dinero generó una marcada merma de público en las salas de juego.

Daniel Méndez, secretario general de la Asociación de Empleados de Casinos, sostuvo que «hoy a a la crisis la estamos acompañando con la falta de dinero, la gente no tiene plata», y añadió que por lo que observan desde el gremio «se nota y mucho la menor afluencia de público«. Según el dirigente, la crisis hace que el casino quede de lado «porque la gente no llega a fin de mes».

Otros factores que influyen a la hora de que la gente deje de concurrir al Casino «es la cantidad de oferta de juego que hay hoy en día», subrayó Méndez, quien también señaló que la falta de inversión por parte del Estado hace que «el único atractivo es el juego, cuando habría que renovarlo con un patio de comidas, espectáculos, etcétera, algo que hoy los casinos no están dando«.

En el caso de las salas de Bingo la situación es similar. Mariano Castillo, delegado de Aleara, gremio que nuclea al personal de las salas de juego privado, confirmó a 0223 que «el apostador frecuente dejó de asistir a las salas de juego, sobre todo por la crisis económica que está pasando el país«. Para el trabajador, la merma se advierte con claridad de mediados de mes en adelante, cuando se produce «una baja importante de apostadores«.

Con respecto a las personas que, crisis mediante, apelaban a la suerte para tratar de conseguir un dinero extra, Castillo sostuvo que «eso existió siempre» pero advirtió que «no se ve mayor afluencia de público, sino que por el contrario hay una baja cada vez más pronunciada«.

Fuente: 0223.com.ar