Máquinas recreativas tipo B
Máquinas recreativas tipo B

Probar suerte también paga tributación. Las tasas sobre juegos de suerte, envite o azar y apuestas generaron en la provincia de Soria más de 1,8 millones de euros en el año 2013, tal y como recoge la memoria sobre gestión tributaria de la Junta de Castilla y León, organismo encargado de la recaudación de estos impuestos.

Ese año se recaudó en el territorio soriano un total de 47.270 euros, en conceto de tasas, en la única sala de bingo de la provincia, del total de 21 que existen en la Comunidad. Los jugadores adquirieron 2,3 millones de cartones a lo largo de todo el año, una de las cifras más bajas de la región, que sólo reducen en la provincia de Ávila con 1,3 millones de cartones vendidos, donde, no obstante, el importe recaudado es más elevado, hasta los 186.270 euros. En Segovia recaudaron por tasas 375.820 euros y se vendieron 1,8 millones de cartones. En el resto de provincias castellano y leonesa tanto la cifra de cartones como lo recaudado son mayores que en Soria.

En el conjunto de Castilla y León están autorizadas veintiuna salas de bingo, que adquirieron en el año 2013 más de sesenta y cuatro millones de cartones para su distribución, que generaron unas tasas de 7,54 millones de euros. Del total de cartones suministrados, 36,16 millones corresponden al bingo tradicional y 28,24 millones corresponden al bingo electrónico.

Mejores resultados obtuvieron en Soria las máquinas tragaperras, donde las 457 máquinas o aparatos automáticos permitieron recaudar en tasas un importe de 1,7 millones de euros, para 1.826 autoliquidaciones, según indica la memoria sobre gestión tributaria de la Junta de Castilla y León.

Igualmente, en este caso Soria también se encuentra en la cola en comparación con el resto de provincias de la Comunidad.

A finales de 2013 había censadas en Castilla y León un total de 15.148 máquinas o aparatos automáticos aptos para la realización de juegos, (Máquinas tipo «B» o recreativas con premio y Máquinas tipo «C» o de azar) que generaron tasas por un total de 55,699 millones de euros.

La provincia de Valladolid es la que mayor número de máquinas alberga, hasta 3.352, y consiguió recaudar 11,9 millones; le sigue León con 3.194 y 12,8 millones de euros en tasas.

La crisis ha cambiado los hábitos en los juegos de azar, basta realizar una comparativa. En el año 2007, cuando igualmente sólo existía una sala de bingo en Soria, se vendieron 851.000 cartones y lo recaudado en tasas fueron 356.000 euros.

Por lo que respecta a la tasa de juego por el concepto de bingo, en Castilla y León, funcionando también 21 salas de bingo, se adquirieron en el año 2007 más de 85 millones de cartones (21 más que en 2013) para su distribución, que generaron unas tasas de 34,841 millones de euros, frente a los 7,5 millones de 2013.

Tragaperras

En cuanto a máquinas tragaperras, eran 487 las existentes en Soria en 2007, antes de que comenzara la crisis (30 más que en 2013), con 1,7 millones recaudados, la misma cifra de hace un año, con 1.890 autoliquidaciones, exactamente 64 más.

A finales de 2007 había censadas en Castilla y León un total de 17.345 máquinas o aparatos automáticos aptos para la realización de juegos, (Máquinas tipo «B» o recreativas con premio y Máquinas tipo «C» o de azar) que generaron tasas por un total de 62,135 millones de euros.

No sólo la crisis económica podría estar detrás de la caída en los tributos sobre el juego, también el crecimiento del juego ‘on line’ y la Ley Antitabaco, en el caso de bingos y máquinas tragaperras , que motiva que el juego haya bajado y por lo tanto también lo que se recauda. Probar suerte también paga tributación. Las tasas sobre juegos de suerte, envite o azar y apuestas generaron en la provincia de Soria más de 1,8 millones de euros en el año 2013, tal y como recoge la memoria sobre gestión tributaria de la Junta de Castilla y León, organismo encargado de la recaudación de estos impuestos. Ese año se recaudó en el territorio soriano un total de 47.270 euros, en conceto de tasas, en la única sala de bingo de la provincia, del total de 21 que existen en la Comunidad. Los jugadores adquirieron 2,3 millones de cartones a lo largo de todo el año, una de las cifras más bajas de la región, que sólo reducen en la provincia de Ávila con 1,3 millones de cartones vendidos, donde, no obstante, el importe recaudado es más elevado, hasta los 186.270 euros. En Segovia recaudaron por tasas 375.820 euros y se vendieron 1,8 millones de cartones. En el resto de provincias castellano y leonesa tanto la cifra de cartones como lo recaudado son mayores que en Soria.

En el conjunto de Castilla y León están autorizadas veintiuna salas de bingo, que adquirieron en el año 2013 más de sesenta y cuatro millones de cartones para su distribución, que generaron unas tasas de 7,54 millones de euros. Del total de cartones suministrados, 36,16 millones corresponden al bingo tradicional y 28,24 millones corresponden al bingo electrónico.

Mejores resultados obtuvieron en Soria las máquinas tragaperras, donde las 457 máquinas o aparatos automáticos permitieron recaudar en tasas un importe de 1,7 millones de euros, para 1.826 autoliquidaciones, según indica la memoria sobre gestión tributaria de la Junta de Castilla y León.

Igualmente, en este caso Soria también se encuentra en la cola en comparación con el resto de provincias de la Comunidad.

A finales de 2013 había censadas en Castilla y León un total de 15.148 máquinas o aparatos automáticos aptos para la realización de juegos, (Máquinas tipo «B» o recreativas con premio y Máquinas tipo «C» o de azar) que generaron tasas por un total de 55,699 millones de euros.

La provincia de Valladolid es la que mayor número de máquinas alberga, hasta 3.352, y consiguió recaudar 11,9 millones; le sigue León con 3.194 y 12,8 millones de euros en tasas.

La crisis ha cambiado los hábitos en los juegos de azar, basta realizar una comparativa. En el año 2007, cuando igualmente sólo existía una sala de bingo en Soria, se vendieron 851.000 cartones y lo recaudado en tasas fueron 356.000 euros.

Por lo que respecta a la tasa de juego por el concepto de bingo, en Castilla y León, funcionando también 21 salas de bingo, se adquirieron en el año 2007 más de 85 millones de cartones (21 más que en 2013) para su distribución, que generaron unas tasas de 34,841 millones de euros, frente a los 7,5 millones de 2013.

Tragaperras

En cuanto a máquinas tragaperras, eran 487 las existentes en Soria en 2007, antes de que comenzara la crisis (30 más que en 2013), con 1,7 millones recaudados, la misma cifra de hace un año, con 1.890 autoliquidaciones, exactamente 64 más.

A finales de 2007 había censadas en Castilla y León un total de 17.345 máquinas o aparatos automáticos aptos para la realización de juegos, (Máquinas tipo «B» o recreativas con premio y Máquinas tipo «C» o de azar) que generaron tasas por un total de 62,135 millones de euros.

No sólo la crisis económica podría estar detrás de la caída en los tributos sobre el juego, también el crecimiento del juego ‘on line’ y la Ley Antitabaco, en el caso de bingos y máquinas tragaperras , que motiva que el juego haya bajado y por lo tanto también lo que se recauda.

Fuente: heraldodesoria.es