Imagen del casino en el proycto
Imagen del casino en el proycto

En escasamente cuatro meses se resolverá la declaración de impacto ambiental para impulsar esta torre de 135 metros y que costará al menos 100 millones de euros.

hotel del Puerto
Recreación del proyecto de hotel del Puerto

Los propietarios cataríes que impulsan el hotel-rascacielos del Puerto de Málaga, también conocido como Torre del Puerto, temían que la declaración del impacto ambiental del suelo del complejo hotelero se prolongara por un espacio de 18 meses. Al final, se han salido con la suya. La Junta ha acelerado los trámites para que salga adelante. La torre consta de 135 metros y costará al menos 100 millones de euros.

Las alegaciones del Colegio de Arquitectos de Málaga y de Ecologistas en Acción contra la altura no han sido tenidas en cuenta. La delegación de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio impulsa el trámite ambiental abreviado de la plataforma del Dique de Levante, donde se proyecta la Torre del Puerto de Málaga. En su informe definitivo concluye que la modificación del plan especial del Puerto para su construcción «no tiene efectos para el medio ambiente».

Una declaración de impacto ambiental no simplificada «hubiera complicado las cosas».

«Es una buena noticia. Era una de las posibilidades que se contemplaban y lo defendíamos, pero aún queda el trámite ambiental y el de la torre», comunicó José Seguí, autor del proyecto. Seguí admitió que una declaración de impacto ambiental no simplificada «hubiera complicado las cosas», aunque también con la versión ampliada «hubiéramos intentado que se hubiera hecho en el menor tiempo posible».

Además de la declaración de impacto ambiental y de la posibilidad de que contemple un casino, todavía en el aire, ahora toca cambiar el Plan Especial del puerto para modificar el uso del espacio público. La Autoridad Portuaria de Málaga, presidida por Paulino Plata, exconsejero de Agricultura, Cultura y Turismo de la Junta en diferentes etapas de los ejecutivos de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, defiende la aplicación de la tramitación reducida ambiental, que se resolverá antes de que acabe el año.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en una visita a Málaga, comunicó que el Gobierno aprobaría la torre. El Consejo de Ministros es quien tiene que autorizar de modo definitivo el proyecto.

En medio de este proceso, Abdullah al Darwish, de la sociedad Andalusian Hospitality II (en representación del grupo Al Bidda que impulsa el proyecto), dejó claras sus intenciones: «No podemos esperar para siempre, ha llegado el momento de dar pasos. Tenemos que avanzar. Para nosotros sería perfecto si pudiéramos tener todo listo en un año».

Fuente: elconfidencial.com