LAS VEGAS - MAY 05: A general view of the Tropicana Resort & Casino May 5, 2008 in Las Vegas, Nevada. Casino operator Tropicana Entertainment LLC filed for Chapter 11 bankruptcy protection following a missed interest payment on a USD 1.32 billion loan. (Photo by Ethan Miller/Getty Images)

¿Les interesaría una apuesta sobre Donald Trump? Prueben suerte con Tropicana Entertainment, cuyas acciones han subido un 33% desde que se conociera el resultado de las elecciones el pasado mes de noviembre.

Además, con el accionista mayoritario, Carl Icahn, como asesor del presidente en materia de reformas regulatorias, el operador de casinos estadounidense pronto podría volver a ganar. El propietario del casino Tropicana de Atlantic City podría ser el primero en beneficiarse de una nueva era de desregulación de la industria del juego estadounidense, si Atlantic City consigue que se legalicen las apuestas deportivas en Nueva Jersey, algo que lleva años intentando.

Según dijo en una entrevista en 2015 el ex propietario de casinos, Donald Trump, la legalización «acabará ocurriendo de todas formas» . Después de que cinco casinos cerraran sus puertas desde 2014, con una pérdida de 11.000 puestos de trabajo, la ciudad parece la candidata perfecta para beneficiarse de la principal promesa de Trump durante la campaña electoral.

El aumento de la competencia de estados vecinos provocó una decadencia del sector del juego y los ingresos asociados a este. Nueva Jersey, que considera las apuestas deportivas la mejor forma de salir de su crisis, lleva desde 2012 presionando para introducirlas en sus casinos e hipódromos.

La oposición de las grandes sociedades deportivas, que argumentan que se infringiría la legislación federal del juego que limita este al estado de Nevada, ha impedido que estas apuestas lleguen a los casinos de Nueva Jersey. El estado tiene previsto apelar al Tribunal Supremo.

La decisión la tomará el nuevo fiscal general, al que nombrará Trump. Los legisladores de Nueva York, Michigan y Carolina del Sur están convencidos de que hay posibilidades de que se permita introducir apuestas deportivas en otros estados, por lo que preparan proyectos de ley similares para sus estados.

A 20 veces los beneficios adelantados, las acciones de Tropicana parecen baratas si se comparan con competidores como Eldorado Resorts y Churchill Downs, que cotizan a 25 veces. Si se legalizaran las apuestas deportivas, los beneficios anuales aumentarían 20 millones de dólares. Si quieren apostar por Tropicana tendrán que ser rápidos: Icahn ya controla un 70% de las acciones y, con la carta de Trump en la mano, no se descarta que quiera hacerse con el resto. Hagan sus apuestas.

Fuente: expansion.com