La Grossa, la lotería de Fin de Año de la Generalitat, continúa con su dieta. Ya para el sorteo de 2015 había reducido el número de billetes a la venta y este año lo ha vuelto a hacer.

En Nochevieja habrá una reducción de 15% en boletos (1,2 millones menos). Se trata de una estrategia de redimensión de la apuesta con la que Loterías de Cataluña espera aumentar las posibilidades de que los premios queden en manos del público y así intentar conectar más con unos compradores que siguen mostrándose escépticos.

La tirada del año pasado fue de 40 millones de euros y la de este será de 34 millones. La lotería, que se estrenó en 2013, intenta encontrar un punto de equilibrio y recuperarse de golpes muy difíciles, como el hecho de que hace dos años el premio mayor se lo quedara la casa.

Loterías, pilotada en ese momento por Elsa Artadi, optó entonces por reducir los números en juego y las unidades de cada billete, además de mejorar el mecanismo de distribución en los puntos de venta. La red propia de Loterías cuenta este año con 2.100 puntos, 100 menos que en 2015.

En el sorteo del año pasado, La Grossa logró vender 23 millones de euros y dedicó a los premios 12,3 millones. Unos resultados que siguen sin igualar lo vendido en 2013 (25 millones) y 2014 (24 millones). Con el dinero de la lotería se financian varios programas del Departamento de Trabajo y Asuntos Sociales, un aspecto que sigue despertando críticas entre los detractores de la lotería por el tufo a beneficencia.

Los billetes de este año están a la venta desde el pasado 6 de julio. Participarán de nuevo 80.000 números (del 00000 al 79999), solo que para este sorteo se imprimirán 85 boletos de cada número en lugar de los 100 del año anterior. El precio al público también repite, cinco euros. Como novedad, y también para facilitar una venta más homogénea en el territorio, cinco billetes de cada número se podrán comprar a través de las terminales digitales de los puntos de venta y por Internet.

El año pasado, para animar las ventas, Loterías puso en marcha un concurso adicional. Se sorteó un sueldo de 2.000 euros al mes entre los compradores que enviaran una foto con un billete de La Grossa a través de las redes sociales. Todo para lograr que más personas decidan jugar por los cinco premios en el que 933.310 billetes tendrán recompensa.

La Generalitat también explicó que las ventas vía web comenzarán en el otoño. Para las participaciones navideñas de las empresas, cada número contará con 80 billetes de cinco euros. Loterías calcula que en en su tres años de vida ha aportado 19,6 millones de euros a programas sociales. La idea de un sorteo similar por Sant Jordi sigue sin concretarse.

Fuente: elpais.com