Las dudas que giran en torno al proyecto de BCN World todavía no se han aclarado. Y no lo harán, al menos, hasta principios de la semana que viene. Fuentes de Veremonte, la empresa promotora, aseguran que siguen «en negociaciones con varias partes». Y es que tiene distintos frentes abiertos, como la compra de los terrenos a La Caixa y los acuerdos con posibles inversores. Su previsión es desvelar las últimas novedades a lo largo de los próximos días.

Los responsables de la compañía presidida por el empresario valenciano Enrique Bañuelos están apurando esta semana para tratar de reunir los 377 millones de euros que deben abonar por la compra de los terrenos donde está prevista la construcción del macrocomplejo. Se han desplazado hasta Barcelona para tratar precisamente esta cuestión y ultimar acuerdos con posibles inversores. Su voluntad, pues, es seguir adelante con el proyecto a pesar de las dudas y en breve podría desvelar nuevos acuerdos y alianzas.

Por su parte, fuentes del Govern aseguran que no han mantenido ningún encuentro reciente ni con el presidente de Veremonte ni con su consejero delegado, el tarraconense Xavier Adserà. Al respecto, Damià Calvet, director del Institut Català del Sòl (Incasòl) y coordinador de la comisión técnica que trabaja en la elaboración del Plan Director Urbanístico (PDU) del Centre Recreatiu i Turístic (CRT) de Salou y Vila-seca, asegura que «la opción de compra de los terrenos es un asunto a resolver entre dos privados (Veremonte y La Caixa). Nosotros nos encargamos del trabajo público: ley, concurso y PDU».

El ‘plan B’ sigue en mente

A pesar de que Veremonte no ha manifestado públicamente ninguna intención de alejarse de la inversión, Calvet incide en el ‘plan B’ que ya insinuó la semana pasada el conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig, y que esta semana ha vuelto a tratarse en la comisión de seguimiento celebrada en Tarragona. Asimismo, el director del Incasòl apunta que «con o sin Veremonte seguiremos haciendo ese trabajo». Fuentes cercanas a las negociaciones señalan que ya disponen de empresas interesadas en seguir adelante con la inversión más allá de la compañía de Bañuelos.

De este modo, el Govern no descarta la entrada de posibles operadores, nacionales o internacionales, que pudieran tomar las riendas de BCN World si Veremonte se retirara del proyecto.

Fuente: diaridetarragona.com